Acuerdo pionero entre Grajales Expeditions y Bodegas Bianchi.

Tras dos semanas en la montaña, midiendo cada comida en términos de ingesta de energía y cada bebida en términos de hidratación adecuada, disfrutar de una copa de buen vino puede ser una experiencia liberadora. Si esto ocurre en el campamento base y estás celebrando el regreso de la cumbre con tus compañeros de expedición, la ocasión puede ser perfecta.

Con momentos como este en mente es que nos enorgullece anunciar nuestro flamante acuerdo con Bodegas Bianchi, una de las casas vitivinícolas más prestigiosas de la Argentina. Esta novedosa sociedad pone a disposición de los montañistas que acuden al Aconcagua los productos premium de la bodega mendocina. Se trata de los vinos tintos, blancos y espumantes de la línea “Famiglia Bianchi”, que estarán disponibles en los campamentos base de Confluencia, Plaza de Mulas y Plaza Argentina, en carpas domo especiales.

El acuerdo también permite que los montañistas exploren nuestros patrimonios culturales a la par de los naturales, mediante la opción de visitar la bodega Enzo Bianchi antes o después de la expedición. Esta bodega boutique se encuentra en Vista Flores, en el corazón de la renombrada zona vitivinícola del Valle de Uco. Con sus campos de viñedos ondulantes y sus calles arboladas, enmarcadas en los poderosos Andes Centrales, el Valle de Uco es un remanso ideal, tras el rigor de un ascenso al Aconcagua.

Bodegas Bianchi es una empresa familiar nacida en San Rafael, Mendoza, que logró  mantener un perfil local para desempeñarse en un mercado global. Mantiene profundos lazos con la comunidad y con el “terroir” donde produce sus vinos. Características con las que nos sentimos identificados, tras casi medio siglo de ofrecer servicios de montaña desde Mendoza para todo el mundo.

En palabras de Adrián Cura, gerente de Marketing de Bianchi, llevar los vinos de la bodega al Aconcagua “nos permite sumarnos a una experiencia inigualable, que tiene mucho que ver con la identidad y el carácter agreste de nuestra tierra y con la pasión por superar desafíos”.

Las altas cumbres y los viñedos son dos imágenes icónicas de Mendoza, que conforman un impecable “maridaje”. Después de todo, as allí en los glaciares recónditos donde se inicia el ciclo, donde nacen los arroyos y ríos que nutren a los viñedos del valle. Con este acuerdo procuramos integrar estos íconos en una experiencia única: buenos vinos y momentos cumbre.

[ Texto: Nicolás García / Fotos: Pablo Betancourt ]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *